Recientemente Twitter ha anunciado que comenzará a implementar los anuncios publicitarios individuales,todo ello basado en el uso cada vez más frecuente por parte de las compañías de las cookies.

 

 Imagen

 

Imagen

 

Esta es una técnica de seguimiento online que ha generado gran preocupación por la privacidad en internet.

Los cookies son pequeños archivos de información que se almacenan en los ordenadores de los usuarios recopilando todo tipo de datos sobre páginas webs visitadas,desde donde se registran,etc,es decir,almacenan todo lo que solemos hacer en Internet y esa información luego puede ser utilizadas por este tipo de compañías para vete tú a saber con que fines,ya no digo sólo publicitarios.La verdad es que da qué pensar.

En el caso de Twitter, la empresa permitirá a los minoristas adjuntar versiones anónimas de las direcciones de correos electrónicos de los usuarios, conocidos como ‘hashes’, para que el motor de publicidades de la firma apunte individualmente a su base de clientes.

Esta nueva característica de Twitter incrementaría las tasas de publicidad y por supuesto sus ingresos,aunque todo ello a costa de la privacidad de los usuarios que son los perjudicados como siempre en estos casos.

En estos últimos tiempos tanto en EEUU como en la Unión Europea se ha empezado a exigir que en el uso de cookies el usuario tenga toda la información,o sea, cuando va a entrar a una página web se le debe de informar de que se le va a instalar una cookie en su ordenador y si está de acuerdo con ello.

Normalmente las compañías argumentan que el uso de las cookies es fundamental para el negocio publicitario de Internet, pero yo creo que no es más que una excusa para tener al usuario totalmente controlado y agobiado con constantes publicidades a su correo electrónico o cuando visitan cualquier página web.

A mí personalmente me molesta mucho el uso de estas cookies y que las compañías lo hagan sin ningún reparo.Lo esencial de Internet debe de ser la privacidad del usuario y no que las compañías controlen todo lo que hacemos para sus fines económicos.