Está claro que la guerra en el mundo de los chips avanza a pasos agigantados y ahora Amd va a presentar su nuevo producto denominado Kaveri,un chip que ofrece cuatro núcleos de Cpu y 8 de Gpu.

Os dejo la noticia aparecida en Engadget:

 

“Kaveri, la nueva APU con la que AMD quiere arrebatar a Intel la corona de los videojuegos

 

AMD Kaveri

AMD puede sentirse orgullosa de haber contribuido a la popularización de los procesadores multinúcleo, hoy por hoy la tendencia dominante en la industria informática de consumo. Hace ya una década, el fabricante abrió la veda con el lanzamiento al mercado el primer procesadorx86 dual-core, al cual siguieron integrados tri-core y quad-core, conduciéndonos finalmente a los actuales FX octa-core, disponibles desde 2011. Ahora, AMD ultima un nuevo giro de tuerca con Kaveri, una nueva generación de chips para ordenadores de sobremesa y portátiles con los que espera ofrecer cuatro núcleos de CPU y ocho núcleos de GPU para crear la APU definitiva.

Lo interesante es que AMD expresa que lo que en realidad tienen sus nuevos chips es “12 núcleos de cálculo”, así en términos generales, puesto que la flexibilidad de la arquitectura Kaveri permitiría que dichos núcleos se repartan la carga de trabajo de forma eficiente, eliminando por tanto las barreras que existían hasta ahora entre el hardware integrado de procesamiento gráfico y los núcleos de procesamiento central que todos conocemos.

¿Será esta la fórmula con la que AMD podrá por fin mojarle la oreja a Intel? Quédate de entrada con que AMD promete que su APU Kaveri tope de gama costará 173 dólares frente a los 242 dólares de un Core i5 Haswell “equivalente”, con la capacidad de ejecutar los últimos juegos con una velocidad de 30 FPS haciendo uso únicamente del procesamiento gráfico integrado en chip, sin necesidad de una tarjeta dedicada.

 

Núcleos de cálculo y otras hierbas

Olvídate de ideas como GPU y CPU y trata de memorizar este nuevo nombre: núcleos de cálculo. Esta será la llave con la que AMD piensa abrir de par en par el potencial de sus futuros procesadores, cuyas capacidades de cálculo gráfico y de datos generales serán totalmente intercambiables. Y no solo eso, sino que lo harán en igualdad de condiciones, más allá de su propia especialización. Un ejemplo de ello es que la GPU podrá acceder a la memoria de sistema directamente para asumir tareas de procesamiento intensivo (¿alguien dijo minado de Bitcoins?) cuando la CPU integrada no pueda hacerse cargo de ellas o simplemente el sistema considere que funcionará de forma más eficiente repartiendo de esta forma la carga de trabajo. Viva la computación heterogénea.

¿Y cómo es que entonces Kaveri no tiene únicamente 12 núcleos únicos? Pues porque los núcleos de la GPU, además de ser más rápidos a la hora de procesar gráficos, no podrán ejecutar los mismos tipos de procesos que los de la CPU, de forma que trabajarán en paralelo, dejando el grueso de la carga en manos de la unidad de procesamiento central.

Para que un ordenador pueda hacer malabarismos de esta forma no hace falta únicamente una arquitectura con la capacidad de Kaveri, sino también el soporte a nivel de desarrollo. Y aquí es donde AMD ha sabido moverse con la agilidad que le ha faltado en otras ocasiones. Aprovechando la fuerza de sus socios en la HSA Foundation y el hecho de que la compañía fabrica el hardware de las tres grandes videoconsolas del momento, AMD prácticamente ya tiene en el bolsillo a gran parte de la comunidad desarrolladora, que cuando porten sus juegos de consola a PC podrá explotar la polivalencia de Kaveri de forma totalmente natural, igual que ya lo hacen en el hardware de Sony y Microsoft. La decisión última queda en manos de los desarrolladores, pero la relativa facilidad a la hora de explotar el potencial de Kaveri podría hacer que muchos juegos de consola (o desarrollados al mismo tiempo que sus versiones para consolas) salgan al mercado directamente optimizados para los procesadores de AMD.

Rendimiento real en juegos

Por supuesto, de nada sirve toda esta flexibilidad si el rendimiento real de Kaveri vuelve a ser inferior al de sus contrapartes de Intel. Porque sabemos que AMD sabe hacer buenas APU de precio contenido, pero cuando toca repartir estopa en los últimos juegos… la lucha no suele estar muy equilibrada. Bien, mira las cifras de la tabla de arriba y dinos qué te parece.

Según AMD, su APU A10-7850K ofrece un rendimiento casi bastante parejo con el Core i5-4670K de Intel usando una tarjeta gráfica R9 270X y los parámetros gráficos de cada juego al máximo (o casi), hablando siempre a 1080p. Técnicamente Intel termina imponiéndose en virtud de la sensible ventaja obtenida en algunos títulos como Crysis Warhead, pero los márgenes de diferencia son mínimos, lo bastante como para permitir a AMD argumentar que no merece la pena gastar más dinero en un chip de la competencia.

Eficiencia energética y potencia gráfica integrada

De acuerdo, Kaveri es una alternativa a considerar si usas una tarjeta gráfica separada, pero… ¿no es su GPU integrada uno de sus grandes alicientes? Lo es, y de hecho, será en los equipos con gráficos integrados donde brille Kaveri. AMD asegura que Bioshock: Infinity es jugable a 1080p con las opciones a un nivel bajo, y lo mismo sucederá con Battlefield 4, que vendrá incluido de forma gratuita con los procesadores Kaveri más potentes. De nuevo, es necesario decir que este nivel de rendimiento solo será posible si aceptas mantener las opciones gráficas a un nivel mínimo; para todo lo demás, seguirá siendo recomendable una tarjeta gráfica independiente.

Para que te hagas una mejor idea de la importancia que tiene la GPU en Kaveri, los transistores dedicados al procesamiento gráfico representan el 47% del total, que son 2.300 millones frente a los 1.400 millones de un procesador Intel. Esto, entre otras cosas, implicaría que los chips del gran rival de AMD serán posiblemente más eficientes. Además de tener menos transistores, los de Intel están fabricados siguiendo un proceso de 22 nm en lugar de los 28 nm de AMD, lo que es importante de cara a los fabricantes de laptops y tablets x86, obsesionados como están en la duración de sus baterías.

Mantle y TrueAudio también marcarán diferencias

Con todo, la flexibilidad brindada por la computación heterogénea no es la única baza de Kaveri. Aunque los grandes estudios no quieran sacar partido a esta interesante característica que ya utilizan en sus juegos de consolas, Kaveri ofrecerá ganancias de rendimiento significativas gracias al soporte para la herramienta de programación Mantle, utilizada en títulos como Battlefield 4. Mantle funciona con cualquier tarjeta gráfica basada en la arquitectura Graphics Core Next o GCN de AMD, y dado que esta es la base de la GPU integrada en Kaveri, no hará falta que tengas una tarjeta gráfica separada para sacarle partido. La versión de BF4 optimizada con Mantle registrará una mejora de rendimiento de hasta el 45%, mientras que juegos de estrategia en tiempo real basados en el motor gráfico Star Swarm podrían ver incrementos de nada más y nada menos que el 300%. Lo mejor de todo es que cualquier APU Kaveri se beneficiará de esta tecnología, puesto que todas con compatibles con Mantle.

La segunda gran novedad de Kaveri es la integración de la tecnología TrueAudio, ya disponible en las tarjetas gráficas de AMD. Este procesador de sonido integrado permite que la CPU respire más tranquilamente, encargándose en solitario de mejorar el posicionamiento de audio en juegos decodificando la información tridimensional sobre el origen de los sonidos, al tiempo que incrementará el número de voces y efectos simultáneos en juego.

¿Tiene Intel motivos para preocuparse?

Kaveri es la apuesta más fuerte de AMD en los últimos años. Era necesaria. Su cuota de mercado dista mucho de la que fue en los tiempos de gloria de la compañía, y viendo que Intel viene dispuesta a devorar la gama baja con Bay Trail, AMD no tiene más remedio que poner toda la carne en el asador para ofrecer un chip mucho más equilibrado que cualquiera de los disponibles en su gama actual. No en vano, AMD ya ha prometido en varias ocasiones que sus procesadores se equipararían en prestaciones con sus contrapartes en Intel con el añadido de ofrecer un rendimiento gráfico propio de una tarjeta independiente, pero hasta el momento estas promesas se han quedado a medias. Tal vez ahora se encuentre en disposición de cumplirlas. No es que precio sea siempre equivalente a potencia, pero viendo que el precio de las APU Kaveri será notablemente superior al de la familia Richland, arrancando en los 119 dólares del A8-7600, parece evidente que AMD apunta más alto que en ocasiones anteriores. Veremos qué es lo que nos cuentan los benchmarks independientes.”

 
Es interesante comprobar por donde se orienta el mercado ya que actualmente disponer de una gráfica aparte es una de las mejores soluciones de potencia que hay en el mercado;no me refiero a gráficas integradas en la placa base,ya que casi todas por no decir todas no cumple con las expectativas de potencia que un gamer necesita.
No sé hasta que punto la potencia integrada en el chip Kaveri de la Gpu será suficiente para la mayoría,pero me gusta mucho el concepto de Apu, ya que en un solo chip tendremos la Cpu y la Gpu integrada,cosa que es muy de agradecer y espero que el mercado vaya en esa dirección.